Cinépatas.com

¡Locos por el CINE!


Página alojada en CDmon. Apóyanos usando sus servicios

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Café Cinema

Maestros del cine italiano

Compartir tema
Pág. Anterior  1, 2 Responder

Maestros del cine italiano

Roberto Rossellini    35%   35% (7 votos)
Federico Fellini    10%   10% (2 votos)
Michelangelo Antonioni    5%   5% (1 votos)
Luchino Visconti    10%   10% (2 votos)
Vittorio De Sica    0%   0% (0 votos)
Pier Paolo Pasolini    5%   5% (1 votos)
Bernardo Bertolucci    0%   0% (0 votos)
Ettore Scola    0%   0% (0 votos)
Sergio Leone    35%   35% (7 votos)
Mario Monicelli    0%   0% (0 votos)

Votos totales: 20

 

 

mensajeVie 08 Feb, 2008 7:42 pm.

_______________________
"Huesos rotos, botellas rotas, todo esta roto"
 

 

mensajeVie 08 Feb, 2008 8:19 pm.

Y coloco un resumen de la que posiblemente para la mayoría críticos sea la mejor película italiana de la historia junto a El gatopardo, Ocho y medio, La aventura y Ladrón de bicicletas.

La modernidad a través de las ruinas de un matrimonio

Un texto de Carlos Balbuena

"Le Voyage est le premier filme moderne"1. Son palabras de Alain Bergala y por supuesto se refieren a Te querré siempre, película con la que, sin ninguna duda, Rossellini se despegó definitivamente del cine neorrealista, en aquellos años ya en una evidente decadencia fruto de una complaciente repetición de fórmulas, para sentar las bases de todo el cine moderno.
Mucho más interesante que las consabidas posturas temáticas e ideológicas del neorrealismo resulta, quizás, hablar de eso que podríamos denominar estética del rechazo: rechazo a los usos y costumbres propios del cine clásico, rechazo al trabajo en estudio, al guión de hierro, a trabajar con estrellas, a las políticas productivas de los estudios, a los alardes visuales, a un cierto tipo de construcción narrativa imperante. En este sentido hay que considerar al neorrealismo como movimiento bisagra entre el clasicismo y la modernidad. Bisagra por cuanto que sienta las bases de una forma determinante y decisiva, de lo que menos de diez años después sería la modernidad cinematográfica y que abrirían el camino a directores como Godard, Resnais o, surgidos de las propias entrañas del neorrealismo, Visconti y sobre todo el propio Rossellini.
Así, suele considerarse que el año en el que el neorrealismo da paso a la modernidad cinematográfica es 1953, año en que Rossellini rueda Te querré siempre que, como apunta Bergala es la primera película moderna.

Ingrid Bergman cuenta en sus memorias2 que Rossellini pretendía rodar una adaptación de la novela "Dúo", de Colette, y que estando ya en Nápoles con todo el equipo (el actor inglés George Sanders incluido), dispuestos para los ensayos y para el rodaje, descubren que los derechos de la novela no están libres y que, por lo tanto, no puede haber película. Rossellini, sin embargo, no está dispuesto a abandonar el rodaje y decide seguir adelante, pero con un pequeño inconveniente: no hay guión. El director apunta los trazos de lo que podría ser un argumento sobre un maduro matrimonio en crisis de viaje por Italia y, sin más, comienza el rodaje. Rodaje que, evidentemente, se desarrolla improvisando día a día.
La anécdota no es baladí, porque ese mínimo esbozo argumental sobre el cual se acabará construyendo su película es lo que le permite a Rossellini sacar partido del fluir de la realidad. De la observación meticulosa y paciente de la realidad es de donde el cineasta extrajo los elementos necesarios para construir una película. El resultado es una suerte de libertad del director frente al acto, tradicionalmente hermético, de hacer cine. Una nueva concepción de cómo el dispositivo cinematográfico no sólo se pone en contacto con la realidad, sino que se alimenta de ella.
Ese tiempo aparentemente improductivo, de observación, de espera, tras el cual la realidad acaba dándole al cineasta lo que necesita, es lo que reivindica de Rossellini ese otro gran autor de la modernidad que es Víctor Erice (¿no es ese el origen y la concepción de la extraordinaria El sol del membrillo?). Esa aparente improductividad de la espera, de la observación, se le ha negado siempre al cineasta, en parte por las características propias del dispositivo y su arrolladora maquinaria, y en parte por la propia sumisión del cineasta a las reglas de la ficción.
Sin embargo, en los ámbitos de la modernidad, el objetivo no es nunca reflejar esa realidad, sino subjetivarla, tomar de ella lo necesario para supeditarla a las necesidades reflexivas del autor. Y de eso, de modernidad, de autoría y de subjetivación de la realidad, Te querré siempre está llena.

Ya se ha dicho que la anécdota argumental de Te querré siempre es el viaje que realizan Alex (George Sanders) y Katherine (Ingrid Bergman), un maduro matrimonio en crisis, por una Italia en la que todo les resulta nuevo y extrañamente fascinante. Tras años de convivencia, siguen juntos por costumbre, por no romper la rutina, quizás por no contradecir las normas no escritas de la burguesía inglesa a la que pertenecen, pero lo hacen en silencio y casi sin dedicarse una mirada, un gesto, un detalle que permita entrever siquiera un resquicio de cariño. Entre ellos surge Italia, por la que ambos pasean su crisis de forma bien distinta, por itinerarios que difieren tanto como sus distintas formas de afrontar las circunstancias de su matrimonio. Es admirable cómo Rossellini consigue identificar la extrañeza y el desconcierto que produce en los protagonistas ese lugar nuevo, ajeno, inabarcable y, hasta cierto punto, amenazador, con la evolución de su propia crisis. El paisaje, aquella realidad a la que me refería al principio, con sus elementos físicos, pero sobre todo atmosféricos, se aborda como metáfora de la crisis de la pareja. A cada nueva etapa en el itinerario de los protagonistas el entorno nos revela, de forma más evidente que las propias acciones de los personajes, el deterioro paulatino de la relación. Pero ese nivel metafórico del paisaje no sólo funciona para el espectador, lo hace también para los propios personajes, que van evolucionando en la medida en que son capaces de entender las evidencias que les expone el entorno.
Citaré dos ejemplos de este carácter metafórico del entorno. La primera parada del recorrido turístico emprendido por Katherine le lleva a un museo de arte antiguo, una de cuyas salas está repleta de descomunales estatuas que representan diferentes deidades. Enseguida se siente empequeñecida por el tamaño de las obras, pero a la vez fascinada por su perfección y por su delicadeza. Rossellini construye de forma extraordinariamente sutil una relación de complicidad, fruto de la fascinación, entre las poderosas estatuas y la empequeñecida Katherine, relación que llega en ocasiones a constituirse casi como un diálogo, resuelto mediante el uso de diversos travellings circulares que relacionan al personaje con las obras. Diálogo desde luego muchísimo más fluido que el que mantiene con su marido. Este es el primer momento en el que tanto ella como el espectador son verdaderamente conscientes de esa carencia comunicativa de la pareja. El otro ejemplo constituye la conclusión del recorrido de estos personajes por las ruinas de su matrimonio: la visita a los restos de la ciudad de Pompeya, en la que, como si de un espejo se tratara, asisten al hallazgo de los cadáveres fosilizados de una pareja. Este acontecimiento revelador constituye para el matrimonio la constatación del fracaso que supone su vida en común, tras lo cual deciden iniciar los trámites de la separación. Otra vez aquí, de forma más evidente si cabe que en episodios anteriores, la condición metafórica del paisaje entendida así por personajes y espectadores.

Te querré siempre es una historia llena de silencios, de monólogos interiores, de expectativas latentes pero nunca cumplidas, que funciona en el terreno de las sensaciones más que en el de las acciones. Antonioni solía hablar de un neorrealismo interior, que indaga en los estadios interiores de los personajes y se aleja de la manida realidad social. En una de las escenas aparentemente más intrascendentes de la película, Katherine, tumbada en el sofá, juega desinteresadamente a las cartas y lee un libro mientras espera la llegada de su marido. Cuando éste llega, ella finge dormir. Él se dirige al baño y luego a la habitación deseando con todas sus fuerzas que ella lo espere allí. Ambos quieren encontrarse, hablarse y, probablemente hacer el amor, sin embargo ni se ven. Toda esta escena, alargada por Rossellini hasta la exasperación, refleja como pocas el grado de incomunicación al que ha llegado la pareja, pero también evidencia todo lo que, quizás, les hayan enseñado sobre sí mismos las diferentes etapas de este viaje a Italia y muestra, por último, todo lo que de complejo (en contra de lo que en ocasiones se dice) tiene el Modo de Representación Moderno, en el que no siempre lo trascendente se sitúa en primer término, sino que, tras varios niveles de lectura, un espectador situado activamente ante las imágenes consigue no sólo comprender lo que sienten los personajes, sino sentirlo con ellos. Y en ese nivel de lectura entiendo que funciona esta maravillosa película.


Fuente: Link

_______________________
"Huesos rotos, botellas rotas, todo esta roto"
 

 

mensajeVie 08 Feb, 2008 10:04 pm.

Neorrealismo para mi... es la muerte de Accattone (no se puede ver igual el puente de San Angelo después de esta peli):

Enlace al video en Youtube.com


Lección de cine: un travelling es cuestión de moral y Nicholas Ray es 360º de moral! XD Y por supuesto Anna Karina representará a toda una generación... y el no se puede vivir sin Rossellini:

Enlace al video en Youtube.com


Esto no es neorrealismo, es imaginación y desenfreno a 24 fotogramas por segundo:

Enlace al video en Youtube.com


Mil mujeres cantando mientras trabajan...

Enlace al video en Youtube.com

_______________________
El gran problema del cine es dónde y por qué comenzar un plano y dónde y por qué terminarlo (JLG)
 

 

mensajeSab 09 Feb, 2008 12:03 am.

He visto muy poco cine italiano. Por eso agradecería enormemente a cualquiera de los entendidos que me recomendara una película de cada uno de los 10 (llámale 10 llámale "x") directores italianos que considerara mejores. No tiene porque ser el mejor film de esos directores, sino el que cada uno considere un buen punto de partida para empezar con su cine.

PS: sí, el mensaje es una copia casi exacta del tema de los directores franceses y asiáticos risa .

_______________________
"Oh, and you know the thing about chaos? It's fair" // http://filmchronicles.wordpress.com/
 

 

mensajeSab 09 Feb, 2008 12:29 am.

the Narrator escribió:
He visto muy poco cine italiano. Por eso agradecería enormemente a cualquiera de los entendidos que me recomendara una película de cada uno de los 10 (llámale 10 llámale "x") directores italianos que considerara mejores. No tiene porque ser el mejor film de esos directores, sino el que cada uno considere un buen punto de partida para empezar con su cine.

PS: sí, el mensaje es una copia casi exacta del tema de los directores franceses y asiáticos risa .



Te recomiendo algunas de mis favoritas:

Roberto Rossellini: India

Federico Fellini: Las noches de Cabiria

Michelangelo Antonioni: El desierto rojo

Luchino Visconti: Confidencias

Vittorio De Sica: Umberto D

_______________________
"Huesos rotos, botellas rotas, todo esta roto"
 

 

mensajeSab 09 Feb, 2008 1:07 am.

Creo que con esto te podrás hacer una cierta idea histórica de aquel momento (la italia de los 50-60) con lo mínimo,mínimo:

Umberto D (De Sica)
Stromboli (Rossellini)
La dolce vita (Fellini)
La aventura (L´avventura, Antonioni)
Pajaritos y pajarracos (Uccelacci e Uccellini, Pasolini)
Rocco y sus hermanos (Rocco e suo fratelli, Visconti)
Antes de la revolución (Prima dalle rivoluzione, Bertolucci)

_______________________
El gran problema del cine es dónde y por qué comenzar un plano y dónde y por qué terminarlo (JLG)
 

 

mensajeSab 09 Feb, 2008 4:56 am.

Creo que de Fellini deberías ver Otto e mezzo, para mí es su gran obra maestra, por encima de las que te han dicho.

 

 

mensajeSab 09 Feb, 2008 5:13 am.

Tengo una debilidad especial por Sergio Leone... baboso entre tantos maestros italianos quizá no sea el mejor, pero tiene peliculas que me han llegado mas que las de cualquier otro maestro italiano, por eso mi voto es para el...nos dejo a sus 60 años, dejandonos como legado una de las mas grandes obras maestras jamas realizadas...ese homenaje al cine llamado ''Erase una vez en America''...
vergonzoso

imagen

 

 

mensajeDom 10 Feb, 2008 10:42 pm.

lluvia76

3
Sexo:Sexo:Mujer

Mi favorito de todos ellos es Rossellini

 

 

mensajeLun 11 Feb, 2008 1:21 am.

Musical sobre un pastelero trotskista en Aprile XDDD:


Enlace al video en Youtube.com

_______________________
El gran problema del cine es dónde y por qué comenzar un plano y dónde y por qué terminarlo (JLG)
Pág. Anterior  1, 2Responder

Cinépatas.com:  Foros de cinépatas:  Café Cinema

Contacta con Cinépatas.com  -  Departamento de Prensa  -  Departamento de Publicidad

El universo se desmorona, ¿por qué nosotros no?

(Si la cosa funciona)

Ver otras frases de cine